Sobre la inadmisión de la demanda de la fiscalía en el asunto de las preferentes

21/02/2013

Pues menos mal, creo que la angustia y desesperación en la que están lógicamente sumidos miles de personas afectados por el tema de las preferentes, no está para estas cosas, ni tampoco creo que sea un tema de consumo strictu sensu como algunos parecen entender.

Porque las preferentes, no son como cuando nos venden un paragüas, que deja pasar el agua y que podemos pedir al vendedor que nos devuelva lo que pagamos por él,  si no una inversión, adquiridas de buena fe, pero una inversión con sus riesgos. Una inversión en la que el tiro salió por la culata.

Pero me alegro de que algunos hayan podido conseguir parte o todo lo invertido aunque sea en un Arbitraje de Consumo.

Las preferentes, para este ignorante consumidor nunca fueron, ni serán un tema de consumo, por mucho que algunos se empeñen en ello. Es para mí, un desgraciado ejemplo de incumplimiento del deber invigilante que tienen las Administraciones Públicas.

De un Banco de España y un Ministerio de Economía que igual no estuvo a la altura de su cometido y un poder político, ejecutivo y judicial, que no estuvieron tan al quite como muchos desearíamos y todo ello en un país en donde nos acordamos de Santa Bárbara solo cuando ya suena la tormenta y en donde nos lamentamos, pero en donde nos cuesta mucho el prevenir.

Claro que la inmensa mayoría (que no todos) adquirió la preferentes de buena fe, claro que existió una falta de información suficiente, veraz y cierta, porque de haberla, nadie en su sano juicio arriesgaría sus ahorros y mucho menos se las recomendaría a un hijo o a un padre como sucedió con algún empleado de banco como me contaron.

No dudo que la información previa a la hora de contratar, utilizar o consumir un bien o un servicio es la piedra filosofal en que se sustenta el derecho de los consumidores y usuarios. Pero no por ello, la sola vulneración maquiavélica de este derecho, al menos para mí, debe ser suficiente para que se considere al afectado que las compró un autentico consumidor y que les ampare el marco normativo que protege a estos.

Que existen responsables y que sobre estos debe caer todo el peso de la Ley, seguro.

Que me gustaría que estos responsables respondiesen con su patrimonio y pasasen una buena temporada en la cárcel: a mí y sobre todo a los afectados.

Pero esto de las preferentes no puede ser una nueva caída del caballo, que nos deslumbre y nos deje por unos momentos ciegos, como si fuésemos todos nuevos  San Pablos, camino de Damasco.

Juan Carlos Ulla Otero

Fundador y primer Presidente de la Asociación de Consumidores Gallegos A.C.G

Ex Presidente del Consello Galego de Consumidores e Usuarios

Promotor y primer Director de la Escola Municipal de Consumo do Concello de Boiro

Un comentario en “Sobre la inadmisión de la demanda de la fiscalía en el asunto de las preferentes

Deixa unha resposta